Bienvenido al foro de AnimeClubCR, si eres un AniMember te invitamos a loguearte o bien si aún no formas parte de nuestra comunidad y deseas hacerlo, puedes registrarte y formar parte de ella.

Gracias por visitarnos!!
[/center]
Diciembre 2016
LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031 

Calendario Calendario


No estás conectado. Conéctate o registrate

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

Jose Alberto Mora Bemudez


New Animember
New Animember
¿QUE SUCEDERIA SI KEN ROBBINS ES ESCOGIDO POR UN
ANILLO DE PODER LINTERNA VERDE?
UN FANFIC CRUCE DE KALEIDO STAR/ LINTERNA VERDE
Kaleido Star y Linterma Verde son propiedad de Junichi Sato/ DC Comics respectivamente.
Y son usados sin permiso de los propietarios. Lo siento.

Capitulo 1
El Asombroso Comienzo de un Destino.

Era una noche de verano muy caluroso, aunque el Kaleido Stage tenia un sistema de control ambiental envidiable, Ken Robbins sentía que el calor le estaba pasando la factura a su cuerpo, especialmente a su débil corazón. Su corazón le apretaba el pecho y le dolía; igual como ese día cuando el elenco ensayaban para el Bufón y la Princesa, en que Rosetta escapó pero cambio de parecer y regreso para interpretar el papel.
A Ken se le diagnostico su padecimiento desde muy pequeño, no permitiéndolo a participar en deportes, acrobacias y otros ejercicios de gran esfuerzo físico haciéndole sentir a veces solo y desolado ante el mundo.
Era la ultima función de La Leyenda del Fénix y todo tenia que salir perfecto; si solo su corazón cooperaba con el, aunque fuera un poco. Jadeaba y tomaba su pecho, inmediatamente enterró su mano en su bolsillo buscando algo desesperadamente. Sacó un frasco pequeño de pastillas para controlar su crisis cardiaca. Puso dos pastillas en su boca y los bajó con un poco de agua que tenia a mano. Jean Benigni, el diseñador de los escenarios e ingeniero del Kaleido Stage y padre de la pequeña Marion, observó todo a distancia y quería ofrecer asistencia a su joven amigo, pero conociendo a Ken declinaría y se quedaría en su puesto hasta la ultima caída del telón. Había que admirar la tremenda fuerza de voluntad y vocación del muchacho; solo igualado o superado por algunos otros.
Finalmente terminó la función, viendo concluido esta parte de su labor, el joven se apoyó sobre una mesa que estaba cerca, aun jadeaba, pero menos, tomaba aire para desminuir la misma; su corazón le apretaba menos y mientras los chicos recibían su merecida ovación por su gran entrega, Ken aprovechó ese tiempo para hacer unos respiraciones profundas. Jean se preguntaba donde sacaba tanta fuerza en los días en que su corazón parecía que no podía dar mas. La respuesta podría ser que a Ken no le gustaba que cosas como esto lo frenaran, amaba la vida y quería vivir cada instante a lo máximo, porque no volverán a repetirse. O podría ser por esa chica del trapecio que tanto admiraba y amaba, o ambas razones. Para nadie era un secreto, especialmente para sus amigos, que era lo que el sentía por esa chica. Cada vez que la miraba o que su imagen apareciera en su mente, su corazón se aceleraba, su cuerpo se ponía tan liviano como una pluma y la energía suficiente para conquistar el mundo. Y el único mundo que quería conquistar era la de Sora Naegino, la máxima estrella del Kaleido Stage. Pero últimamente no ha visto mucho a Sora, ya que ella y León son invitados a fiestas y otros compromisos muy a menudo, como antes lo hacían Yuri y Layla, solo la ha visto cuando ella lo ha buscado por un consejo u otro problema; hasta la prensa de farándula ha escrito cosas sobre ellos, de un posible romance y otras especulaciones, cosa que no tiene para nada feliz al muchacho.
Ya los chicos comenzaban a abandonar el escenario y dirigirse tras bastidores para ducharse y cambiarse e ir a la fiesta de conclusión de temporada. Ken ya preparó sobre la mesa paños y agua embotellada para ellos. Los felicitaban mientras entraban, pero a quien mas quería llegar sus felicitaciones era a Sora, quien estaba rodeada de sus amigas y sequito: Rosetta, Mei, Sarah, Marion, Anna y sus compañeras Hannah y Bárbara. Sumándose al grupo era Mia, quien ahora es la escritora y directora; paso como un relámpago entre sus compañeros para celebrar con sus amigas. Antes que Ken pudo llegar hasta ellas sintió un fuerte golpe que chocaba contra el, dio unos pasos atrás ya que perdió el equilibrio por unos instantes; cuando alzó la vista, vio que era León Oswald. Este lo miraba con una frialdad escalofriante. A Ken no le caía nada bien León, pero como lo valiente no lo quita lo cortes, también dio su felicitación a el también. León nada mas respondió con un "Jmm" o un gruñido; cualquiera que fuera su respuesta, a Ken no le importó, su atención solo era llegar a Sora.
Mas y mas compañeros llegaban para felicitar a Sora, imposibilitando al muchacho acercarse, Anna vio esto y codeó a Sora, esta volvió hacia Anna, ella dirigió con su cabeza y mirada hacia donde estaba Ken. Sora siguió donde indicaba la mirada de Anna, y vio a Ken.
"Hola, Ken. No sabia que andabas por ahí." dijo Sora. Ken dejo salir un pequeño suspiro, cada vez que Sora le decía eso se sentía mas y mas invisible. Nuevamente la chica le habló "¿Vas a ir a la fiesta, verdad Ken?" A lo que el chico le respondió "¡No me lo perdería por nada en el mundo!" "¡Bien!" dijo Sora. "Ahí nos hablaremos." y dicho esto se fue a los camerinos con las chicas, dejando atrás a Jean, Mia y Ken.

León se duchó y ahora estaba vistiéndose, pensaba que no iba a ir a la fiesta. No quería ir donde estaba ese mocoso de Ken Robbins, aunque el chico casi tenia su edad.
Estaba confuso, alterado. Estaba realmente disfrutando de los escenarios finalmente, como lo quería su hermana Sophie, gracias a su compañera Sora Naegino, pero no sabia que era ese inquietud que sentía. Desde meses venia carcomiéndolo vivo de adentro, de su alma y mente; desde que interpretaron la técnica angelical en El Lago de los Cisnes. Como ha tenido poca experiencia sintiendo amor hacia el escenario, como lo ha experimentado Sora, no sabia como identificar si el sentimiento era por el escenario o por su compañera. La frustración lo estaban comiendo vivo y ya no sabia que hacer. Por que si el sentimiento era por Sora, sentía que ese tal fulanito de Ken Robbins estaba alejándola de el. El tomó control de los entrenamientos de Sora, para que ella no estuviera con ese idi**a de Ken. Hasta la hizo almorzar con el casi todos los días con la excusa de crear una mejor sincronización. Pero no podía controlarla todo el día. Sentía que Sora dependía de Ken como una droga; cuando está con temor, tristeza, insegura. Le hervía la sangre verla con el. Sentía que solo la existencia de Ken Robbins era una amenaza para el, deseaba que desapareciera, que dejara de existir. Luego salió de su camerino, sentía la rabia adentro en su máxima expresión. Esperaba que nadie le hablaba, ni la mas mínima gesto, por que explotaría. Caminaba por los pasillos, evitaba cualquier contacto con los otros miembros del elenco y el personal para evitar problemas. Pero pensarlo era mas fácil que hacerlo. En ese instante una chica que era nueva del personal, de anteojos y colitas, se acerco a León. " Aaah, Ho..hola, Señor Oswald, Tu participación estuvo fantástica y..." Dijo la chica, en un tono muy nerviosa. León, que ya andaba muy indispuesto, le gritó a la joven. "¡QUE QUIERES!" Y como un animal asustada se arrinconó contra la pared. "S...Solo quería pedirle dis...disculpas por el atrás...atraso de tr...tres segundos del luz reflector al...al...al final, Se...Señor Os...Oswald." dijo la chica con voz muy temblorosa. Aunque es cierto tres segundos no es nada, pero en este negocio, sincronización es todo. Pero estos tres segundos no dio, ni quito nada del gran espectác*lo.
Pero fue el pretexto perfecto para que León sacara el fuego que tenia adentro. El comenzó con un bombardeo de insultos, reproches e improperios contra la ya muy asustada jovencita, quien ahora estaba enrollada como una bola; sus manos le cubría su cabeza y lloraba desconsoladamente. Algunos de los muchachos del personal y los del elenco trataron de razonar con el, pero fueron en vano sus intentos. El estaba tan fuera de si y violento, que nadie se atrevía a meterse por miedo de salirse lastimado. Se necesitaba a un milagro o un valiente para sacar a la pobre chiquilla de semejante situación.
No tan lejos de ahí estaba Mía, Jean y Ken, conversaban amenamente sobre lo exitoso que fue la función y lo que vendría después de las breves vacaciones que esperaban a todos. De pronto Jean alzó la mano poniendo un alto a la conversación, para escuchar algo. Mía y Ken también dejaron de hablar para escuchar lo que su compañero estaba escuchando, y parecía que era un zafarrancho y venia de los pasillos. Ken fue a cerciorarse que era ese escándalo, Mía y Jean le siguieron. Al llegar vieron como León tenia arrinconada a la pobre chica mientras le gritaba, nadie se atrevía acercarse a auxiliar a la muchacha. Sin pensarlo dos veces, Ken salio en defensa de su compañera, poniéndose en medio mientras Mía atendía a la indefensa chica que lloraba y temblaba como un conejo asustado. Jean quedo cerca por si la situación salía de manos. Había tensión en el aire, las miradas de perros de pelea se cruzaban entre León y Ken. Era evidente que Ken no era santo de devoción de León. Astutamente, Ken uso la diplomacia como estrategia con el iracundo francés. Le hablo con voz calmado, pero firme. "León. Si tienes algún problema con mi gente, me lo dices a mi y a nadie mas. Yo me ocupare de lo demás. ¿Estamos claros?" Por un rato hubo un intenso silencio, había electricidad en el ambiente que dominaba a todos, especialmente a Ken. Le sudaban las manos y apretaba los dientes, la situación era sumamente incomoda. Aunque solo paso un minuto, parecía una eternidad. "¿ Como iba a responder León?" pensaba el muchacho. Finalmente León siseó "¡De acuerdo!" Comenzó a dar la vuelta para ir a la salida. Todos los presentes, igual como Ken, ya pudieron respirar tranquilos. Pero León giro y propinó una violentísima y desgarrador golpe justo en el rostro de Ken, tumbándolo varios metros atrás. Le destrozó sus anteojos, haciendo que los fragmentos de vidrio y los aros le hicieran pequeñas heridas en su rostro. Brotaba mucha sangre de la nariz y boca. Sin darle tiempo de reaccionar, León le dio una tremenda puntapié en su estomago. Jean intervino y empujó a León bastante lejos de Ken quien revolcaba del dolor. Unos compañeros de Ken se hicieron cargo de la chica, llevándola a otra lugar para tranquilizarla. Mía ahora estaba haciendo cargo de su amigo. Había mucha sangre sobre el piso, su camisa y la sudadera. Antes que León pudo lanzar otra ataque, Yuri, que vio todo lo acontecido, logro atrapar a León por detrás haciendo una llave para que no pudiera zafarse. Al ver que no podía liberarse de la llave que le hizo, comenzó atacarlo de palabra.
"¡MALDITO DESGRACIADO! ¿¡QUE CREES QUE PUEDES OFRECER UN MALDITO INPERTINENTE E IMPERFECTO COMO TU, A UNA ESTRELLA COMO SORA!? ¡SOLO LA DETENDRAS, SANGUIJUELA! ¡HARAS QUE PIERDA CATEGORIA, SU BRILLO, SU RESPLANDOR! ¡CLARO, ESO A TI NO TE IMPORTA, MIENTRAS CONSIGUES LO QUE QUIERES!" Jean ya tuvo suficiente del ataque verbal de León. "¡Cállate ya, León!" Le grito. Pero no se detuvo en su bombardeo verbal, querría enterrar la daga hasta el puño. " ¡UN MALDITO ENFERMO COMO TU, QUE PUEDES MORIR EN CUALQUIER MOMENTO, ¿QUE ESPERANZAS LE DEJAS A SORA?! ¡LA DESTROZARAS EN UN SANIAMEN! ¡ ERES UN CHISTE DE TERCERA CATEGORIA QUE TODOS SE BURLAN, DELANTE Y DETRAS, DE TI! ¡NO TIENES NINGUN VALOR SIQUIERA, AQUI O EN CUALQUIER LUGAR, PORQUE ERES UNA BASURA! ¡OJALA QUE DESAPARECIERAS DE FORMA PERMANENTE, PARA EL BIEN DE SORA!"
Yuri ya estaba harto del abuso verbal de León también. "¡YA CALLATE LEON O TENDRE QUE TOMAR MEDIDAS DRASTICAS!" Una vez mas León no razonaba solo quería desechar a su presa, y continuo a pesar de la advertencia de Yuri. "¡ CLARO, NO ES TU CULPA, SINO CULPA DE TUS PADRES POR PARIR UN MALNACIDO COMO TU! ¡INUTIL Y PERDEDOR! ¡O TAL VEZ YA VIENES DE UNA LARGA LINAJE DE PERDEDORES! En ese momento Yuri hizo que León cayera de rodillas. Mia estaba realmente enojada por las palabras de León. "¡ NO PERMITIRĖ QUE PISOTEES A LA FAMILIA ROBBINS! CUANDO MIS AMIGAS Y YO NECESITABAMOS UN LUGAR EN DONDE QUEDARNOS, ELLOS NO SOLAMENTE ABRIERON LA PUERTA DE SU CASA SINO TAMBIEN DE SUS CORAZONES!" En ese momento Ken trataba de ponerse de pie; pero sus amigos trataron que no se moviera pero el insistió. Apoyándose sobre unas de las paredes, usando todas sus fuerzas, cada fibra de sus músculos, dolorosamente Ken se puso de pie. Jadeando por aire, salieron estas palabras de su boca ensangrentada. " !No...permitiré...que tu...o nadie mas...insulte a.....mi familia¡" De pronto se escuchó un fuerte voz que interrumpió la riña. "¡QUE SUCEDE AQUI!" Era la voz de Kalos Eido, el dueño y jefe del Kaleido Stage. Al ver como Yuri tenia amarrado a León con una llave y la deplorable condición de Ken, pudo deducir la situación. Con una orden tajante puso fin a la riña. "¡León, a mi oficina! ¡ Ahora mismo!" Después dirigió su mirada hacia Mia y Jean. "Mia, Jean puedan llevar a Ken a la enfermería para que le curen sus heridas." " Si, claro que si." respondió Jean. Entre Mia y el llevaron a Ken hacia la enfermería, mientras Yuri, León y Kalos se dirigieron a la oficina de este ultimo. Una vez que entraron, León comenzó a exigir el despido de Ken. "¡Kalos, Por que no despides a ese inepto! ¡Cualquiera pueda rellenar su espacio!" Pero Kalos hizo caso omiso a los reclamos de León; nada mas cerró la puerta de la oficina cuando los tres ya entraron y dio otra orden al francés. "¡Siéntate!" El joven tomó asiento mientras Kalos sentaba detrás de su escritorio, Yuri se reclinó sobre la pared cerca del escritorio.
"Ese inepto, como tu dices, es el causante y la razón que todo anda tan eficiente por aquí." Comenzó Kalos a refutar a León. "Yo creía que tu época de Dios de la Muerte había terminado para abrirse paso a un nuevo León Oswald, pero parece que no." León se veía, y se sentía incomodo. Protestó diciendo. "¡No es así! ¡Realmente estoy disfrutando de los escenarios y me llevo bien con los demás, tanto los del elenco como los del personal! Pero..." "¿Pero que, León?" Interrumpió Yuri. Pero era una pregunta que ni León sabia la respuesta. Nada mas se quedó ahí sentado en silencio.
Nuevamente, León comenzó con sus exigencias para que despidan a Ken. "No lo voy a despedir solo por que tu lo quieres así." Respondió Kalos con firmeza. "Ken es una pieza fundamental del Kaleido Stage. Es el que se encargue que todo va sobre ruedas tanto sobre el escenario como detrás de el." dijo Kalos mientras se reclinaba sobre su silla. " Sin mencionar la parte administrativa y como representante o entrenador. Mira el gran trabajo que hizo con Sora." intervino Yuri mientras servia un trago en el mini bar. Kalos tomando la palabra otra vez dijo sin miramientos " Si es un problema de amoríos, resuélvalo. No quiero saber como. Pero si es un capricho, yo no alcahueteo caprichos de nadie." "Esta bien. Sora y Yo nos iremos." Respondió León amenazante. "No creo que Sora se iría de aquí." dijo Yuri en forma tajante pero calmado. "Talvez sea cierto, pero la verdad es que ustedes tendrán un serio problema buscando otra persona que me remplace, sin mencionar el tiempo que va a durar a compenetrarse y sincronizarse con Sora." Mientras León hablaba, Kalos se levanto de su silla, y miro a través de la ventana de su oficina. Observaba el atardecer, un bello espectác*lo donde el sol se va hundiendo en el mar. Volvió su mirada hacia León, frunciendo el ceño. "¡¿Nos amenazas?!" dijo el dueño del Kaleido Stage. "¡Tómalo como quiera! ¡Esta bien! ¡Consérvalo si tienes que hacerlo, pero no quiero verlo en las semanas siguientes!" León se levantó de su silla y abandonó la oficina, pero no sin antes de decirles que esperaba sus respuestas mañana en la reunión. Al quedarse solos, Yuri y Kalos, el primero hizo una pregunta a su socio. "¿Espero que no vayas a correr a Ken solo porque el lo dice?" "No" dijo Kalos mientras tomaba su asiento otra vez, y luego continuo. "Pero tiene razón en una cosa. Tendríamos problemas en buscar a otra persona." El ex-trapecista se acercó al escritorio de su socio. "¿Que vas hacer entonces?" Hubo silencio de parte del propietario del circo, mientras se reclinaba sobre su escritorio, cruzando sus manos enfrente de su rostro (de la mejor manera de Ikari Gendo de Evangelion.). La compleja y sofisticada mentalidad de Kalos Eido, estaba trabajando en una solución.

Mientras tanto en la enfermería, Mia y Jean estaban terminando de limpiar las heridas de Ken. El pobre tenia un vendaje sobre su nariz, moretones por casi todos lados, en especial por la zona de la nariz y boca e inflamación por el golpe. Su labio inferior presentaba un terrible cortada que aun no se detenía la hemorragia. Mia hablaba con Ken mientras trataba de detener el sangrado. "¡Que bruto! ¡Por poco te mata a golpes!" Pero Ken no pronunciaba palabra alguno. Pareciera que las palabras de León cumplieron su propósito e hirieron al muchacho mas que los golpes. Cuestionaba si en su afán de protegerla, hasta de si misma, realmente la estaba perjudicando. Como en el caso cuando entrenaba para la técnica fantástica con Layla; Que si no fuera por Kalos, que le advirtió que si no cambiaba de actitud, la pondría en peligro mortal. Se preguntaba si su presencia le hacia mas mal que bien. Pero de pronto, Ken fue sacudido de sus pensamientos, cuando Mia le llamó "¡Ken! ¿No me estabas escuchando, verdad?" El chico le dio un débil sonrisa a su amiga. "No dejes que las palabras de León te afectan. Tu haz sido un gran influencia para Sora y tienes mucho que ofrecer. Cualquier chica tendría suerte de tenerte a su lado." Pero el joven solo quería a una. Pero en este instante no quería pensar, ni hablar del asunto; así que, astutamente, cambio de tema."¡Mira que hora es!" Dijo mientras miraba al reloj que estaba en la pared del enfermería. "¿No tenias que estar en una fiesta?" Mia volvió hacia el reloj y exclamó. "¡UY, ES CIERTO! ¡Tengo que correr! Pero..." Con un semblante de preocupación, Mia miro a su amigo, pero Jean intervino diciendo "No te preocupes, lo tengo cubierto." Ken respondió "Así es. Ya me ayudaste bastante. Y...muchas gracias. Eres la mejor." La joven escritora respondió con una calida sonrisa. Antes de salir, preguntó a su amigo si vendría a la fiesta, a lo que respondió en negativo. Diciendo que espantaría a los invitados con esta cara de Halloween. La chica puso una cara de decepción, pero entendía la situación. Salió corriendo de allí, a lo que sus piernas pudiera dar. Jean salió a la puerta. "¡Mia! !Dígale a Marion que pasare por ella por la mañana! ¡Que se porta bien, y no vaya a la cama muy tarde!" La chica se detuvo por un instante. "¡Esta bien, no te preocupes ella quedara conmigo y Jonathan dormirá en la bañera!" y luego desapareció de la vista del ingeniero. Cuando Jean abría la puerta para entrar, vio que Ken ya se había incorporado. Caminaba con dificultad, apoyándose en lo que fuera. Jean detuvo a Ken diciéndole "Necesitas que te lleven." El joven le respondió "No quisiera ser un inconveniente." "Nada de eso. Traje el auto hoy, así que te voy a llevar a tu casa." Dijo el Sr. Benigni. Dicho esto salieron del inmueble y a la calurosa noche.

La fiesta había comenzado, y Mia se apresuró a su apartamento. Se duchó y vistió tan rápida como pudo. Lucia un vestido rosado, parecido a uno amarillo que a veces ponía. Entró en el salón; habían muchas personas ahí, entre gente del elenco y personal del circo. Estaba buscando a Sora entre la multitud. La primera con quien se encontró fue con Anna Heart, su inseparable amiga. "¡Por fin! Llegas tarde. ¿Que pasó?" preguntó Anna. "Problemas." contestó Mia, mientras observaba entre la gente si veía a la japonesa. "¿Problemas?" dijo Anna desconcertada. " Luego te cuento." respondió Mia cuando ya encontró lo que buscaba y fue en dirección de su objetivo. Sora estaba con unos compañeros. Hablaban y se reían, cuando vio a Mia venir en su dirección, estaba contenta porque su amiga llegó a la fiesta. Los muchachos saludaron a Mia, felicitándola por la gran temporada y se fueron a bailar. Viendo la mirada de preocupación en la joven, Sora preguntó a Mia que fue lo que ocurrió. Mia guió a la japonesa afuera para poder hablar en privado con ella. "¿Que sucede, Mia? ¿Y donde está Ken? Creí que venia contigo."preguntó Sora. Mia tomó los brazos de su amiga y dijo "Algo terrible sucedió cuando ustedes se fueron. León golpeó a Ken." Sora quedó boquiabierta, no pudo creer sus oídos. "¿¡COMO!? ¿¡POR QUE!?" exclamaba la japonesa; Las chicas buscó un lugar donde sentarse. Esta vez fue Sora quien tomó a Mia de los brazos. "¡Cuenta me todo!" pidió Sora. Mia comenzó a relatarle todo lo acontecido.

Jean detuvo el automóvil enfrente a la casa de Ken. El muchacho estaba cabizbajo; en todo el recorrido no pronunció ni una sola palabra. Agradeció al hombre por el aventón y abrió la puerta, cuando le habló Jean. "Lo que León te dijo estaba totalmente fuera de lugar, pero no dejes que sus palabras te vencen; te lo digo por experiencia propia. Cuando andaba detrás de la madre de Marion, muchos me decían cosas muy parecidas. Pero nunca deje mi sueño, nunca deje la fe en mi mismo." Hubo un silencio, y Ken se bajó del auto. "Recuerda, nunca dejes de creer en ti mismo." volvió a decir Jean antes de despedir a su joven amigo.
Abrió la puerta de su casa y fue recibido por su hermana Lucy. "Como te fue, herma..." pero la niña quedó estupefacta al ver el rostro de su hermano mayor. "¡MAMÁ!" gritó la niña aterrada. Al escuchar el grito, llegaron a toda prisa los padres de los hermanos. "¡DIOS MIO, KEN! ¿¡QUE SUCEDIO!?" decía su madre mientras trataba de revisar los daños mas de cerca pero su hijo se esquivaba cada vez. "¡Nada! Solo fue una caída." mentía el muchacho mientras subía las escaleras. "Además, estoy cansado y no voy a cenar. Me voy a dormir ahora." Y se escuchó una puerta cerrarse. La Sra. Robbins no quedó tan convencida de su historia. "¡KENNETH ROBBINS, BAJA AHORA MISMO Y ME CUENTA QUE PASO REALMENTE!" Pero su esposo, Bill, comprendiendo a su hijo y la preocupación de su esposa, no mas puso sus manos sobre los hombros de su mujer. "Tranquila, cariño, el hablara cuando está listo para hacerlo." La mirada de su esposa era una de preocupación, pero su marido le ofreció una sonrisa. "Tranquila, tengámosle confianza en el." El Sr. Robbins acompañó a su esposa a la mesa para cenar, llamó a su hija para que ayudara a preparar la mesa. Lucy quedó mirando por un instante a la escalera, acongojada por su hermano; luego se fue a cenar con sus padres.

En los dormitorios del Kaleido Stage, Sora no daba crédito lo que escuchaba; ella creía que todos los conflictos dentro y fuera del escenario habían cesado, pero parece que no es así. "Mañana hablaré con León, antes del reunión." dijo Sora mientras sacaba su celular del bolsillo. Buscó un numero en especifico, cuando lo encontró, marcó el botón para llamar. Mia preguntó a su amiga. "¿Quien llamas?" Sora tapó el auricular "A Ken. Quiero saber si esta bien." En el cuarto oscuro de Ken, el joven estaba acostado en su cama. Tapaba los ojos con su brazo; no quería ver nada, ni sentir nada. Luchaba contra sus conflictos dentro y fuera de el mismo. Escuchó el tono de su celular, que estaba sobre su mesa de noche, pero no la contestó porque sabia quien era. No quería hablar en este momento con nadie. Timbró hasta que se dio por vencido. Volvió hacia un costado, cerró los ojos con la esperanza que mañana será otro día.

Mientras, varios millones de kilómetros de años luz, el artefacto esmeralda se hacia camino por la vía Láctea y se acercaba mas al sistema solar.

Jose Alberto Mora Bemudez


New Animember
New Animember
Disculpas por el largo espera, pero ya saben lo que dicen "Shit Happens" Ahora quiero tambien pedir disculpas por la falta de ortografia y todos los errores por alli. Es que no tengo a nadie que me hace el favor de revisar.
Espero que les guste apesar de todos los errores que hay.
P.S. Alquien me puede decir como subir al fanart. Tengo 3 o 4 artes sobre este fanfic y quisiera compartirlo con todos.
Bendiciones para todos.
J.A. Mora Bermudez

Jose Alberto Mora Bemudez


New Animember
New Animember
Hola compañeros.
Solamente quiero decirles que por favor dejen un comentario sobre el fic. Solo quiero saber si lo estoy haciendolo bien o bien mal. Tengo muchos años de no escribir un fanfic, asi que quiero saber su opinion, sea bueno o malo, pero que sea constructivo. Y tambien si alguien amablemente me puede decir como subir dibujos desde mi compu para la seccion de FanArts, por favor. Gracias
Bendiciones para todos
Jose Alberto Mora Bermudez

Jose Alberto Mora Bemudez


New Animember
New Animember
Hasta aqui llega este fanfic, ya que me doy cuenta que no es del agrado de todos. Al no haber comentarios, solo me dice una cosa, que no les gusto para nada. Asi que aqui termina todo, terminare el fic para mi coleccion de fanfics. Perdon por mal gastar su tiempo.

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.