Bienvenido al foro de AnimeClubCR, si eres un AniMember te invitamos a loguearte o bien si aún no formas parte de nuestra comunidad y deseas hacerlo, puedes registrarte y formar parte de ella.

Gracias por visitarnos!!
[/center]
Diciembre 2016
LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031 

Calendario Calendario


No estás conectado. Conéctate o registrate

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

1 Enredos, Amores... y Una Boda. el Sáb 26 Jun 2010, 3:21 pm

Montsu


New Animember
New Animember
Esta historia se sitùa 7 meses luego de la batalla contra Hades. Los Santos han sido revividos y ahora viven tranquilamente en el Santuario. Como fan que soy de las brujas creè a unos cuantos personajes de este tipo que haràn de esta boda algo inolvidable.

Capitulo 1: Amiga Del Alma.

Piensa en que nuestras noches brillaran
con la misma luna que te vio llegar.
Piensa en que ya no debes màs correr
aquí estaré esperando tu volver.
Un pequeño suspiro contra su pecho lo hizo despertar. Saga abriò los ojos y se encontrò con la roja melena de la dulce Tara. Sus ojos se posaron en el angelical rostro de su chica.
Hacìa ya 6 meses que la bellìsisma modelo Tara Bowen se habìa compretido con èl. Ella era ahora su razòn de vivir y nada podrìa pasar para que pensara otra cosa.
¡ Y es que Saga era un Gèminis verdadero! Amaba u Odiaba. Y dejenme decirles que optò por lo primero con Tara..
La chica al sentirse observada abriò lentamente esos verdes y grandes ojos que tenìa.
-Buenos dìas, bella durmiente- le saludò Saga.
-Buen dìa, mi futuro esposo- le contestò aferràndose a su pecho.
Se miraron un buen rato en silencio total.
-¿Ya desayunaste?- le preguntò con dulzura la modelo.
-No. Estaba esperando a que despertaras.- le respondiò el Santo.
Tara sonriò. Se lavantò con calma y se metiò al baño.
El sonido de la regadera le hizo entender a nuestro querido Saga que su chica tomaba su acostumbrado baño matutino.
Tok tok
- Saldrè a ver si Kanon ya se levantò.- le dijo Saga luego de dar unos golpecitos en la puerta del baño.
-Sì, cielo. Ahora salgo.-
Saga se levantò, calzò sus sandalias y saliò del cuarto.
Kanon miraba la TV cuando Saga apareciò. Parecìa triste.
-Buen dìa. hermanito- le saludo.
El aludido lo miro y medio sonriò.
-Hola, Saga.-
-¿ Has desayunado ya?- le preguntò mientras se encaminaba a la cocina.
Kanon negò con la cabeza.
-Aùn no. La verdad es que no tengo hambre.-
Saga se extrañò de tal respuesta. mirò a su alrededor.
-¿ Se fue Lynus?-
-Tiene cursos de mùsica. Se fue temprano.-
-Ese chico està siguiendo los mismos pasos de su hermano.-
-Es de familia... la Señora Calìope està màs que contenta- le respondiò en una desganada manera.
Entonces, el buen Saga pareciò comprender.
-¿Estàn bien la cosas con Artemisa?
Kanon mirò el suelo.
Artemisa era una amazona que hacìa ya unos meses era novia de Kanon. Pero ùltimamente las cosas entre ellos no andaban muy bien, ya que Artemisa era una princesa Amazona. Ahora debìa entrenarse para tomar el lugar de su madre Hipòlita en Amazonia. La amazona se habìa puesto muy rara con la noticia de la boda de Saga.
Y es que a las Amazonas No Les Agradan Nadita Las Brujas. Y la linda Tara era.... bueno.... pues una poderosa Bruja Wicca.
-¡Hola Kanuchis!- le saludò Tara llegando junto a èl.
-Hola, Tara.- saludò con calma pero sonriendo.
-¿Ya vamos a desayunar?- preguntò Saga.
-Sì, amor. ¿Nos acompañas, Kanon? ¿Y Lynus?- inquiriò la brujita.
-No està. Y no tengo mucha hambre. Irè a caminar.- dijo el Santo Menor de Gàminis levantàndose.
-Sòlo no tardes, recuerda que hay q ir por ella al aeropuerto.- le recordò Saga.
-¿Y crees q lo olvidè? ¡No sabes cuànto quiero verla!- le repondiò sonriendo.- Les veo en un rato.-
Kanon saliò de Templo de Gèminis y se encaminò a la entrada del Santuario.
Muchos recuerdos vinieron a su mente. Ella volverìa a Grecia. No sòlo por la boda de su amiga Tara, sino tambièn para ver a Saga y, por supuesto, a èl. No la habìan visto desde el funeral. ¿Còmo estarìa ahora?
-Lixy...- susurrò.
Media hora despues de que Kanon se fue, Saga y Tara terminaron de desayunar y fueron a cambiarse de ropa par ir al aeropuerto.
El corazòn de Tara no dejaba de saltar. Ella fue como una hermana para la brujita. Fue su amiga y maestra aunque tenìan la misma edad.
Saori habìa salido de viaje en esos dìas para buscar algunas cosas q faltaban para la boda. y aunque faltaba mes y medio, muchas cosas se estaban quedando de ùltimo minuto.
El màs contento era Shion, quien no pudo guardar su alegrìa al saber que uno de sus "hijos" contraerìa matrimonio. Especialmente, despuès de todo lo que Saga habìa sufrido en el pasado.
Kanon llegò cuando Saga y Tara se subìan a la limusina que Tatsumi conducìa. Aùn tenìa michas cosas en la cabeza.
- ¡Sube, Kanon!- le invitò Tara sonriendo.
Kanon no dudò ni un momento y entro al gran auto.
-¡Al aeropuerto Tatsumi!- indicò Saga.
Todo el camino no pudieron evitar notar lo decaìdo que Kanon se veìa, pero sabìan que el gemelo menor no dirìa mucho.
Ya dentro del aeropuerto se dedicaron a buscarla por todas partes.
-¿Venìa sola o acompañada?- le preguntò Saga a Tara.
-No creo que deje a su familia. Vendràn todos.-
Miraban en todads direcciones.
Entonces Kanon en direcciòn a los aviones. Uno acababa de aterrizar.
De dentro salieron dos chicos pàlidos, una mujer y un hombre. La mujer tenìa el cabello largo y fuccia, mientras que el hombre lo tenìa negro hasta los hombros. Los ojos de los dos eran grises. Hermosos ambos. Precedìan a una mujer de tez clara con cabello largo naranja y ojos tan verdes como los de Tara. Con la diferencia de que sus ojos se veian tranquilos y no como los de Tara llenos de viveza.
Kanon supo quien seguìa en ese momento. Sus ojos estuvieron atentos al verla. Era una mujer tan pàlida como los primeros, sus ojos eran rojos como el vino y su cabello azul marino. Tenìa una sonrisa ya que iba junto a un pequeño de diez años completamente igual a Saga y Kanon. Un pequeño clon de los gemelos; y una chica que no superaba los 15 años. Su cabello era negro y sus tan azules como agua de mar.
La mujer le agradeciò al hombre que le llevò su equipaje y mirò por todas partes. Cuando alzò la vista encontrò a Kanon en el segusndo piso mirando hacia ella.
-Hola, Lixy...-le saludò.- ¿o ya no te gusta que te digan asì?-
Ella sonriò.
-¡¡¡Caliiiiiiiiiiixta!!!!- gritò Tara y corriò a abrazarla.
Saga bajò màs tranquilo las escaleras elèctricas.
-¡ Hola, Tara!- le saludò Calixta.
- ¡TODOS ESTÀN AQUÌ!
-Hola, Tara.- le saludò la chica de cabello naranja
-¡Latifah!
-Señorita, Tara, es bueno verle otra vez.- le saludò al hombre.
-¿ Còmo ha estado?- secundò la mujer de cabello fuccia.
-¿Lestat, Carmilla!
- ¡ Hola, Tìa Tara!- saludò el clon de Saga y Kanon.
Tara se agachò un poco y lo abrazò fuerte.
-¡¡Andrew!! ¡¡Estaàs enorme, cielo!! ¿Què te da tu madre para comer?
- Verduras y cosas sanas...- dijo la chica ojiazul.
-¡Alice! ¡ Mi Niña Hermosa!
- Hola, tìos Saga y Kanon.- saludaron los jovenes Alice y Andrew. Kanon les sonriò.
- ¡¡Hola niños!! ¿Quieren que nos vayamos ya?- les preguntò Saga y ambos asintieron.
- ¡¡Estoy contentìsima de verles!!- celebraba Tara.
Entonces solo Calixta y Kanon quedaron frente a frente.
-Hola, Kanon- le saludò con una media sonrisa.
Kanon le sonriò ahora.
- Estàs mejor que hace unos meses.- le dijo.
Calixta asintiò despacio.
- Es bueno oìr eso, Brujita.
- Y espero que tù estès mejor que lo que me dijiste en las cartas.
-No.- le repondiò con una amarga sonrisa.
- Ya me contaràs. Tienes mes y medio para hacerlo.-
Ambos sonrieron y alcanzaron a los demàs.
La boda se pondrìa interesante.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.